1. Inicio
  2. /
  3. Blog
  4. /
  5. Mates en un visto y no visto

22 mayo, 2018 / En EMAT

Mates en un visto y no visto

Quién le iba a decir a Pedro que, algún día, las matemáticas le ayudarían a ganar el primer premio de fotografía. Hace poco descubrió que, sin ellas, no hubiera logrado capturar una instantánea épica: el momento justo en el que un camaleón atrapaba a un mosquito con su lengua. Y es que lo visual también es matemático, como todos los mecanismos, algoritmos y comportamientos que determinan el funcionamiento de una cámara de alta resolución.

Escenas como las que fotografió Pedro solo son posibles con equipos cuya velocidad de obturación es de 1/4000 segundos. ¿Y esto qué significa? Imaginaros que pudiéramos partir un segundo en 4.000 partes. Pues, en este caso, una única fracción representaría el momento exacto en el que ha sido capturada la imagen. Inapreciable para el ojo humano, pero sí para las matemáticas. Para entender lo compleja que es la foto de Pedro, basta con saber que la lengua de un camaleón sale despedida a una velocidad de 57 metros por segundo. En otras palabras: en un segundo su lengua fue capaz de recorrer la longitud de su propio cuerpo hasta 26 veces. ¿Magia? No, matemáticas.

Casos como la foto de Pedro nos demuestran que, allá donde no llegamos nosotros, llegan las matemáticas. Y en este caso, está comprobado que no hay velocidad que se les resista. Incluso cuando para el ojo humano pasan más inadvertidas, éstas nos enseñan que las mates están en todas partes.

>>> Descubre todas las EMAT stories

Sin comentarios

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.